A veces con poco se dice mucho

Ampliar Portada

Plaza de toros de Las Ventas, feria de San Isidro. Festejo del 20/05/2019 con novillos de Conde de Mayalde -

Séptima de feria. Menos de tres cuartos de entrada. (16.810 espectadores, según la empresa).

Novillos del Conde de Mayalde, procedencia Juan Pedro Domecq. Novillada de presentación desigual, sobre todo en hechuras y remates. Mansotes y con muy poquita casta. 1º, con transmisión y repetición. 2º, noble, pero no quiere embestir. 3º, noble y soso; a menos. 4º, bueno y con trasmisión. 5º, rebrincado y se deja. 6º, manso, manejable y rajado.


Rafael González, de gris plomo y plata. Pinchazo abajo, y media estocada trasera, tendida y atravesada (saludos). Estocada fulminante (una oreja).

Marcos, de verde hoja y oro. Estocada caída y atravesada (silencio). Dos pinchazos y estocada. Dos avisos (silencio).

Fernando Plaza, de lila y oro. Media estocada y descabello. Un aviso (silencio). Estocada. Un aviso (saludos).


Suerte de Varas: Los del castoreño tuvieron una tarde entre regular y mal, seguimos en la línea de picar lo mas trasero posible.

1º novillo, Andaluz, castaño oscuro bragado meano, en su primer encuentro con el caballo se defiende y sale suelto. La segunda vara es un picotazo trasero y se sigue defendiendo echando la cara arriba. En su tercer envite derribó al caballo, mas por desidia del jaco que por la embestida del novillo. Manso.

2º novillo; Atrevido, negro, va corrido a su primer encuentro, empuja a media altura. Sendos Picotazo delanteros. No se emplea

3º novillo, Entrador, negro bragado meano, las dos veces que va al caballo le pican trasero y caído, se deja pegar, con la cara arriba.

4º novillo, Chorlito I, negro listón, le meten debajo del caballo en su primer encuentro le pican Bajo. En su segundo encuentro con el jaco al del castoreño se va trasero y bajo. Se deja pegar.

5º novillo, Joyero, castaño, la primera vara es trasera y baja, La segunda es un picotazo sin más. Se deja pegar, con la cara arriba.

6º novillo, Estafador, negro. No le colocan en suerte le meten debajo del peto, trasero y bajo, el segundo caído, se lleva otro picotazo en el caballo que guarda la puerta. No se emplea, con la cara arriba.

Presidencia: D. José Magán Alonso, no tuvo complicaciones durante la lidia.

Cuadrillas: Saludaron Miguel Martín y Fernando Sánchez tras parear al quinto.

Incidencias: Tras el paseíllo, se guardó un minuto de silencio en memoria del ganadero Fernando Domecq Solís, fallecido el 20 mayo de 2019 en Madrid.


Rafael González afronto la tarde como se le pide a un novillero, sin perdonar en quites, con valentía y arrojo… En novillero, pero no pudo. Otro novillero mas que se suma a la tauromaquia 2.0, que no es otra cosa que citar detrás del pitón, acompañar la embestida y mandar al toro lo mas lejos posible. A su primer novillo lo saludó por gaoneras tras una portagayola. Empezó su faena con derechazos sin ceñimiento y sin remates, peor todavía con la izquierda, citando detrás de oreja y mirando al público en los remates, toreando así lo que sucede es que la faena no cala en los tendidos, no hubo continuidad lo que hizo que la gente se aburriera y pidiera a gritos que acábese cuando antes. Al novillo le faltó casta y  humillar. Se le aplaudido en el arrastre.

Ante el cuarto continuó con el ansia de agradar y comenzó la faena de muleta de rodillas. Cuando empezó a torear al natural no paso de realizar un toreo lineal y muy plano. No siempre entendió al novillo. Una gran estocada final de efecto fulminante le permitió pasear una oreja que fue un premio excesivo, esa orejita casi de pueblo no puede equivocarle.

Marcos es hijo del empresario Maximino Pérez, nieto del ganadero Domingo Hernández. Va de sobrado manejando los engaños y si a esto le sumamos la gran estatura que tiene es la mezcla perfecta para solo transmitir  frio al tendido, no consiguió conectar con el público en toda la tarde. A su primer oponente lo recibe apático. Empezó la faena con cambiados por la espalda, está de moda. Pronto acortó las distancias ahogando al novillo que se paró pronto.

Recibe a portagayola y con faroles de rodillas a su segundo oponente. Faena larga, muy desigual y simple. Volvió a pecar de falta de conocimiento en las  distancias, todo lo que hizo iba en contra del  novillo. Dio muchos pases, pero ya se sabe que torear no es cuestión de números, sino de calidad. Total, Marcos, pasó por San Isidro con más pena que gloria.

Volvía Fernando Plaza a Madrid tras dejar buen sabor de boca días atrás. Al tercero de la tarde le faltó recorrido y fuerza. Se dejo, iba y venía, pero le faltó, sobre todo, casta. Intento torearlo despacio buscando la colocación y sin apenas perderle pasos. Hay pudimos observar el concepto de este futuro torero, sin embargo, el novillo no tenía nada dentro y todo fue muy desangelado. Ante el sexto fue a por todas y vimos que a veces con poco se dice mucho. Incluso todo, puesto que Plaza, desplego el toreo, en dos tandas de naturales de mano baja y temple que conectó con los tendidos. Los pases de pecho fueron largos. La faena tuvo intermitencias debido a que el oponente carecía de raza, lo que hizo que se parara, se arrimo pero hay la faena decayó.

Deseamos que el concepto de Plaza siga evolucionado por estos derroteros, lo bueno nos gusta a todos y la tauromaquia necesita más toreros puros y menos pega pases 2.0.

 

 

Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos