Bochorno veraniego de Fernando Peña

Ampliar Portada

Se lidiaron seis novillos de Fernando Peña, y un sobrero de El Sierro. Muy bajos de casta y de emoción, alguno de ellos muy feo de hechuras. La ganadería de Fernando Peña, tenía buenos antecedentes en Madrid, por lidiar buenas novilladas encastadas, pero esta noche fue todo lo contrario.


Carlos Ochoa, de rosa palo y oro. Saludos tras aviso y saludos.

Marcos, de azul marino y oro. Saludos tras aviso y silencio.

Diego Peseiro, de celeste y oro. Silencio en ambos.


Presidente: D. José Magan. Hizo bien en devolver al primer novillo de Fernando Peña, por inválido. El novillo de El Sierro estaba mal presentado y también justo de fuerzas, indigno de Madrid, mal en aprobarlo y en mantenerlo.

Tercio de varas: Durante la noche se realizó un simulacro en varas, tan solo destacó Juan Carlos Sánchez de la cuadrilla de Ochoa, picando bien al 4º novillo.

Cuadrillas: Saludo tras banderillear al 4º novillo, Andrés Revuelta. Y Miguel Martín realizó una buena brega al 5º de la noche.

Otros: Noche veraniega, con mucho calor. Intentó saltar un novillero de espontáneo al novillo devuelto en primer lugar, banderilleros y policía se lo impidieron. Según datos de la empresa más de 7.000 espectadores.


Abría el cartel el novillero madrileño Carlos Ochoa. El primer novillo fue devuelto por inválido, y salió un sobrero de El Sierro. Muy mal presentado, sin remate, y además también con una falta de fuerzas que el presidente no debió de ver. Ochoa hizo una faena muy lineal, sin ajuste y retorcido en la figura, en el que solo pudo sacar varias tandas por el pitón derecho. En su segundo el 4º de la noche, hizo una faena encimista, sin bajar la mano. Después de abrir la Puerta Grande en una novillada sin caballos, su paso por Madrid tras algunas novilladas con los del castoreño, sigue sin convencer, aunque el paisanaje obligará a saludar.

Marcos era el segundo de cartel y se nota que tiene mucha técnica, que esta muy “toreado”. Su primer novillo, que se dejó bastante en la muleta, realizó una faena lineal, sin ajuste, fuera de sitio en los remates, consiguiendo “ligar” los muletazos, pero torear es otra cosa. No tiene la ambición o “hambre” necesario para poder llegar a emocionar al tendido. Tras todo esto necesito una estocada trasera, entera y tres descabellos para matar a su primer novillo. En su segundo, el 5º de la noche, lo más destacado fue el inicio por bajo. El resto más de los mismo, mucha técnica y ligar pases pero ese toreo hacia fuera, sin ajuste y utilizando demasiado la técnica en Madrid no emociona.

El tercero del cartel hacia su presentación en Madrid, era el portugués Diego Peseiro. Estuvo muy voluntarioso y en novillero en toda la noche, colocando banderillas, pero sin demasiado acierto. En su primer novillo, lo intentó por ambos pitones pero le falto casta al novillo para que la faena tuviese lucimiento. El sexto de la noche, fue parecido al resto de sus hermanos, de inicio mostraron algo de interés pero en cuanto pasó por el del castoreño, mostró su poca casta. Peseiro lo intentó otra vez con las banderillas, esta vez algo más ajustado y con más efectividad. En la muleta lo intentó pero la poca casta del novillo hizo imposible algún atisbo de emoción.

En definitiva una noche para olvidar, plomiza, con mucho calor y bochorno en el tendido, en el que los novillos de Fernando Peña, y los novilleros no ayudaron mucho a sofocar.


Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.


Fernando Peña

Comparte esta publicación

Te Recomendamos