Bochornoso espectáculo de Martin Campanario y de Taurodelta

Ampliar Portada

26 de julio de 2015 | Escrito por Esther Arribas González | Fotografías de Constante

Novillada picada. Festejo cuarenta y seis de la temporada. 4 Novillos de Javier Araúz de Robles de procedencia Araúz de Robles (distintos orígenes: Castas Vistahermosa y Jijón). Bien presentados, nobles y no sobrados de fuerza pero con recorrido para la muleta donde había que poderles. Destacando primero y cuarto. 5º y 6º de José María López encaste Torrestrella. Alto y sin humillar el 5º, complicado y muy mal lidiado el 6º. Según la tablilla el peso medio de la novillada fue de 468 kg.


Martin Campanario : (Nuevo en esta plaza), de nazareno y azabache. Pinchazo, estocada caída y cuatro descabellos (pitos). En el cuarto, dos pinchazos y estocada caída (pitos). En el sexto, media estocada y dos descabellos (monumental bronca).

Lorenzo Sánchez : Nuevo en esta plaza) de azul marino y oro. Estocada pescuecera (Vuelta al ruedo por su cuenta, tras leve petición). Cogido, pasó a la enfermería

Víctor Tallón: De nazareno y azabache. Media estocada (palmas). Se corrió turno, en el quinto, estocada (ovación con saludos).


Presidencia:: Trinidad López-Pastor Expósito. Sin complicaciones excepto en la lidia del sexto novillo, al que se le propinaron 5 puyazos por la pasividad y desgana del diestro Martin Campanario que no quería ni podía lidiar.

Suerte de varas:: No hay mucho que destacar. Los varilargueros no se lucieron ni montando ni haciendo la suerte, y eso que había anunciados buenos picadores como Felipe López y L. M. Leiro pero el segundo tercio destacó por su falta de brillantez.

Cuadrillas y otros: por destacar la profesionalidad de David Navalón “El Jaro” de la cuadrilla de Martin Campanario que tuvo que bregar y lidiar el sexto novillo que no quiso ver su espada.

A la muerte del segundo novillo el diestro Lorenzo Sánchez pasó a la enfermería, donde el parte médico decía así: “Herida por asta de toro en tercio inferior cara interna muslo derecho con dos trayectorias una hacia arriba y hacia dentro de 20 cm, y otra hacia atrás de 15 cm que produce destrozos en músculos isquiotibiales. Conmoción cerebral leve. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros. Pasa al hospital San Francisco de Asís. Pronóstico menos grave que le impide continuar la lidia.”Fdo. Dr. García Padrós. .


Muchas veces nos preguntamos los aficionados que les pasará por la cabeza a los toreros cuando después de actuar en Las ventas donde apuestan todas sus ilusiones regresan al hotel.

Seguramente a ningún aficionado le gustaría pasar por lo que ha vivido Martín Campanario a su regreso a su habitación. ¿Qué pensaría? Su actuación en la Capital del Toreo, ha sido lamentable, bochornosa, quizá ha sido la actuación más penosa en los últimos años que un aficionado recuerde. A sus 27 años se presenta en Madrid, con poco bagaje, mata tres novillos, con sus dificultades pero con sus posibilidades. La falta notoria de ganas, de predisposición, de valor, de formas, de recursos, manifiestan el grave error y la mala imagen de un torero. Así no puede ser, deje esta profesión. Sin valor y sin ganas de ser novillero, no te puedes llamar torero. Un espectáculo triste y lamentable.

La novillada titular anunciada Arauz de Robles, no exagerada de presencia pero con castita y con mucho que poder, se les vino arriba a los tres espadas en especial al director de lidia, el citado Martín, que estuvo ausente durante todo el festejo.

Lorenzo Sánchez, que debutaba en Las Ventas, trajo a muchos paisanos de Los Molinos que pronto comenzaron a aplaudir y “olear” sus vulgares lances con el que recibió al segundo de la tarde, sin merecimiento alguno. En la faena de muleta, quiso correr la mano, y en el algún momento lo consiguió, sin tirar cohetes. A mitad de la faena el novillo lo prendió, durante bastantes segundos de fea manera propinándole una cornada que no le impidió continuar con una faena llena de pases por ambas manos sin lucimiento alguno. Mató de estocada delantera. Leve petición que el usía no ve mayoritaria, correcto. Sorprendentemente el público se guarda el pañuelo y se hace silencio, el espada sale al tercio a recoger ¿el qué? Cuatro aplausos que le animan a dar una vuelta al ruedo por su cuenta y la afición cada vez más sensible y benévola no la protesta porque el novillero aparentemente va herido. Entra a la enfermería y no puede continuar el festejo.

Víctor Tallón cerraba la terna, y en sus dos oponentes sin terminar de lucirse, estuvo digno. En su primero al que había que bajarle la mano, poderle, se le notó falta de oficio. En su segundo un novillo alto de J. M López que no humilló, estuvo valiente, colocándose bien y sacando algún muletazo decente con la mano diestra.

Tarde con historia desagradable en la que volvimos a apreciar, una vez más, como la empresa Taurodelta, insensible, anuncia a un espada que no está preparado para Las Ventas, ¿Por qué como diría Mourinho? ¿Por su relación con Pirri-J.Cubero? una lástima y una tensión lo que vivimos los aficionados al presenciar esa actuación. Esperemos que los empresarios tomen nota, por favor, aprendan la lección y no se repita estos acartelamientos que lo único que pueden llevar es que ocurra una desgracia y luego nos lamentaremos.

Se despidió la tarde con almohadillas en el ruedo para Martín Campanario y para Taurodelta con el fin de que tome al toro por los cuernos y cuide Las Ventas como plaza de temporada y deje de anunciar carteles tan inapropiados para la que dicen la primera del mundo, de momento.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos