Cinco ganaderias y nueve toros

Ampliar Portada


Cinco ganaderias y nueve toros

  • ZOTOLUCO: de verde botella y oro: Estocada (Bajonazo) Silencio. Tres pinchazos y estocada caída. Silencio.
  • DIEGO URDIALES: de verde hoja y oro: Pinchazo, estocada y descabello. Saludos con protestas tras aviso. Dos pinchazos y estocada con dos descabellos. Silencio.
  • MORENITO DE ARANDA: de fucsia y oro: Estocada desprendida y descabello. Oreja tras aviso. Pinchazo y media estocada. Silencio tras aviso.

Día 21 de mayoEulalio López “Zotoluco” fue el único de los matadores que mato los toros de la ganadería anunciada. Se le ve con la experiencia que da los años pero desgraciadamente no se le ve con la ilusión del que demostró a los inicios de su carrera. Venía de despedida y sin meritos ni gloria se va. En su primero, que tenía un pitón derecho peligroso, lo toreó fuera de cacho siempre, tanto con una mano como con la otra. Mal, muy mal y con el tendido aburrido y eso cuando había ya empezado el gran maratón de ganaderías. Mató a su primero con habilidad pero con un bajonazo muy protestado. En su segundo, cuarto de la tarde, los aplausos fueron para su picador, tal como mencionamos en el apartado sobre este gran tercio. Zotoluco no pudo con el toro y eso que tenía lo mínimo de casta pero algo tenía. Lo suficiente para que al torero no le gustase y matase de mala manera, de tres pinchazos y estocada caída. Se oyeron leves aplausos pero para el toro.

Diego Urdiales es un torero que siempre da la cara en Madrid y nunca se alivia. Le tocó el peor lote. A su primero, un manso declarado, solamente lo pudo lidiar ya que era imposible sacarle ningún pase y con mucho peligro y valentía lo preparó para matarlo, cosa que hizo de pinchazo, estocada y descabello. Con su segundo se encontró aún más incómodo, pero en éste sí intentó darle algún pase pero, al ver enseguida que no conectaba con el público en el tendido, decidió acertadamente matarlo rápidamente. Lo único reseñable de Diego Urdiales esta tarde fue el quite que hizo en el cuarto toro.

Día 21 de mayo De Morenito de Aranda, lo primero que hay que reseñar es la excelente cuadrilla, picadores y los de plata, que lleva. Saben cuidar al toro y eso para un torero con ganas como él le vino muy bien. El publico ya aplaude en el primer tercio y luego, en el segundo, obviamente ya hay ambiente de éxito que solo el maestro lo puede estropear. Pues bien, en su primero no lo estropeó, se mantuvo firme con el difícil toro de Carmen Segovia, grande y fuerte. Dio unas buenas tandas de pases, hasta de cinco, con ambas manos. El toro ya llevaba tiempo en los corrales de sobrero y se le veía dominador en la plaza. Lo mató bien y hubo petición mayoritaria, justa la oreja, aunque no cabe duda que ya parecen más baratos los trofeos en Madrid. Deben ser cosas del tiempo. En su segundo, que hacía el sexto de esta muy larga tarde nueve toros, simplemente no pudo someter a un toro protestado de salida por el poco peso que mostraba la tablilla, que más de una vez debería ir a confesarse ya que, en mi opinión, miente muchas veces. De escaso peso pero con defensas muy serias, a punto de cumplir los seis años, empujó en la primera y larga vara, no queriendo saber nada de la segunda. En el último tercio no consiguió Morenito de Aranda de Aranda dominar al toro, pues quedó con mucha movilidad y tirando derrotes contínuamente. El torero estuvo valiente pero a merced del toro. Lo mató mal, de pinchazo y media baja.

Como resumen final del despropósito de esta tarde repito lo que se dice por los ambientes taurinos, que no fue una corrida concurso sino una corrida pésimamente reseñada y que si no es gracias a Morenito de Aranda y al sexto toro, tercer sobrero de Domínguez Camacho, nos hubiéramos aburrido aun más ya que duró tres horas exactas.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos