De Montealto, debemos de esperar mucho más

Ampliar Portada

Seis novillos de Montealto, incluso los sobreros (3ºbis y 5ºbis), aseados de presencia. De juego desigual, aunque como regla general todos terminaron viniéndose a menos, faltándole bastante casta en su comportamiento.


“Largartijo” (azul marino y oro): vuelta al ruedo y silencio

Rafael González (azul pavo y oro): silencio. 1 aviso y oreja

Dorian Canton (nuevo en plaza) (azul marino y oro): silencio y silencio


1º G. MT - L - 11/14 - Caramelo - negro de capa - 493kg - 39

El novillo en los dos puyazos que recibió, no se empleo en ningún momento. En el último tercio la res comenzó  embistiendo con calidad y repitiendo en sus acometidas. Lástima que al final de la faena, terminara parándose.

2º G. MT - RG - 12/14 - Argentino - negro de capa - 476kg - 59

Le midieron mucho en el caballo, dejándole un leve castigo en ambos puyazos. En el último tercio, sobre todo en las primeras series con la mano derecha, la res se dejo torear, embistiendo con gran calidad, acudiendo al engaño con tranco. Cuando el torero citó con la izquierda, el animal continuó acudiendo al engaño,  pero le faltó recorrido al final de los lances. El matador se pudo equivocar en acortarle tan pronto las distancias, esto provoco que terminara  parándose.

3º SOB. MT - DC - 02/15 - Cincuentón - colorado chorreado - 490kg - 43

En los primeros tercios, el animal estuvo muy abanto  sin que nadie consiguiera fijarlo. En los inicios de la faena de  muleta, se dejo con cierta calidad, pero por el pitón izquierdo el novillo comenzó a tirar feos derrotes viniéndose  abajo. Mostró una evidencia falta de casta a la hora de embestir a los engaños.

4º G. MT - L - 12/14 - Colgado II - colorado de capa - 516kg - 21

En los puyazos que recibió, al animal le costaba arrancarse, pero cuando lo hizo acudió con fuerza y alegría, incluso en el primero de ellos derribo al equino por el impacto tan fuerte. En la muleta la res embestía, pero sin emplearse en ningún momento, incluso tirando algún deslucido derrote, sin terminar de humillar.

5º SOB. MT - RG - 10/14 - Ventajista - colorado de capa - 480kg - 13

Le dejaron al novillo, dos buenos puyazos en lo alto, lástima que el animal no terminara de arrear en su pelea en el peto, llegando con cierta movilidad a la muleta pero sin ningún tipo de entrega, ni emplearse en sus embestidas. Le falto un poco mas de casta en su comportamiento.

6º G. MT - DC - 12/14 - Carbonero - negro de capa - 535kg - 36

Fue el menos juego en el ruedo. En el caballo, no se empleó en ningún de los dos puyazos que le propinaron. Llego al último tercio, embistiendo de manera muy deslucida, tirando la cara alta y con las manos por delante y sin emplearse en ningún momento. No rompió en su comportamiento, ni se empleó.

Cuadrillas: en el tercio de varas, vimos dos puyazos buenos en lo alto de Borja Llorente, a pesar de verse obligado a aliviar el castigo en ambos encuentros. En el tercio de banderillas destacar dos buenos pares de Mathieu Guillon y Manuel de los Reyes, ambos salieron a saludar al tercio.

Presidente: Justo Polo Ramos: No concedió el trofeo en el primer novillo de la tarde, si lo hizo en el quinto, a pesar de haber más o menos la misma petición. Ninguna de las dos faenas fueron merecedoras de premios.  

Público: algo más de un tercio de plaza, las andanadas se encontraban cerradas por obras. Tarde noche agradable en lo climatológico.


El ganadero Agustín Montes, propietario del hierro de Montealto, lleva un par de años que esta decepcionando a los aficionados madrileños. Anteriormente las novilladas que lidiaba eran muy esperadas, ya que el derroche de casta y bravura s emocionaban a los aficionados, pero últimamente no responden a las expectativas que se espera de ellas. A pesar de ello, los tres primeros animales no dieron mal juego, pero terminaron muy parados. De esta ganadería debemos esperar mucho más.

Lo más grato de la tarde noche, fue la buena entrada que se registró.  Un gran número de familias con niños que vinieron a disfrutar del festejo taurino. Esperemos que no sea flor de un día y se vaya incrementando, ya que esta es la única manera de salvar la temporada venteña.

El novillero triunfador numérico de la tarde fue Rafael González. A su primero lo recibió con una larga cambiada de rodillas en el tercio del tendido 1, para  calentar los tendidos. En el último tercio, comenzó dando unos bellos ayudados por alto con la espada al hilo de las tablas, rematados con un ajustado pase cambiado por la espalda y uno de pecho., continuando con  dos series con la mano derecha, en las que la res se dejo y embistiendo con gran calidad. Rafael dio muletazos muy templados, corriendo bien la mano, lástima que no le la bajara la muleta para que los lances tuvieran mayor profundidad. Cuando citó con la izquierda, la faena bajo en intensidad a pesar que el novillo continuaba embistiendo aunque le costaba un poco más acudir a los engaños. Rafael se dejo enganchar un poco más la franela en estas últimas series, sobre todo al natural. Terminó su actuación acortándole las distancias, con algunos circulares invertidos, rematados con un desplante tirando la muleta. Lo mató en la suerte natural de un pinchazo y una estocada entera un poco trasera y dos golpes de verduguillo.

El quinto, anunciado inicialmente, fue devuelto a los chiqueros, ya que estaba completamente descoordinado de los cuartos traseros. El sobrero del mismo hierro salió muy abanto y corretón, dando varias vueltas al ruedo. El novillo tuvo movilidad, pero sin entregarse ni emplearse en sus embestidas, faltándole casta. Rafael comenzó la faena calentando los tendidos, dándole tres lances a una mano rematados por alto de rodillas, ligados con tres derechazos  rematados con un pase de pecho de pie. Con la muleta dio varias series por ambos pitones, pero sin ningún interés para los tendidos, fueron lances a media altura sin bajarle la mano y colocado al hilo del pitón. En una de estas por el pitón derecho, la res tiro un feo derrote, volteándole de manera muy aparatosa. Volvió rápido a la cara del animal, acortando distancias en una serie con la mano derecha y unas ajustadas manoletinas pero el novillo ya estaba muy parado. Lo mato de una gran estocada en lo alto, que fue suficiente. Se le premio con una oreja, premio un poco excesivo por lo realizado en el ruedo, con la vuelta al ruedo hubiera sido suficiente.

Abría cartel el novillero cordobés, apodado como “Lagartijo”. El que abrió la tarde fue un animal que embestía con calidad, incluso repitiendo en los engaños, pero que terminó viniendo a menos, faltándole algo más de casta.  Comenzó su labor realizando un quite por saltilleras, que no termino de tener mucho calado en los tendidos. El joven espada demostró tener un buen concepto del toreo, corriéndole la mano con templanza y marcando bien los tiempos en la faena, pero se debió cruzar un poco mas y no rematar los muletazos para fuera. Abusó mucho al final de la faena, acortando las distancias y dándose un arrimón, ya que el novillo se encontraba muy acobardado. Lo mato en la suerte contraria de una estocada entera baja de colocación. Hubo leve petición de oreja, que no venía a cuento, sobre todo por la deslucida colocación del acero.

El cuarto de la tarde, arreo en los dos puyazos que recibió, arrancándose con alegría, pero sin romper en su pelea en el peto. En el último tercio embestía pero sin emplearse en ningún momento, incluso tenía el defecto de tirar la cara alta de manera deslucida al final del muletazo. Lagartijo lo intentó en varias series por ambos pitones, pero sin transmitir a los tendidos, contagiándose de la falta de transmisión que tenía el animal para que la faena calara en el público. Al igual que en su primero, se puso pesado acortando las distancias. Lo mató en la suerte contraria de un pinchazo hondo, precedido de un pinchazo, y un descabello.

Se presentaba en Madrid, el joven espada francés Dorian Canton. El novillo anunciado inicialmente se derrumbó de manera sorprendente en los lances de recibo, quedando completamente descoordinado. Salió el primer sobrero de la tarde, de la misma ganadería, que tuvo unas series potables en la faena de muleta, sobre todo las primeras con la mano derecha. Por el pitón izquierdo comenzó a tirar feos derrotes y se vino muy pronto abajo. Vimos tres grandes pares de banderillas, a un novillo que en este tercio había que llegarle muy a la cara al no tener mucha.  Tanto Mathieu Guillen como Manuel de los Reyes, se vieron obligados a salir al tercio a saludar. La faena de muleta la comenzó de rodillas, dándole varios lances por alto, pero se le vio bastante verde, faltándole mucho rodaje, sobre todo en las dos primeras series con la mano derecha debió aprovechar mucho más la condición de su oponente. Lo mato en la suerte natural de una estocada entera un poco desprendida, desarmándole la muleta, la res termino echando en tablas.

Con el que cerraba plaza, al novillero francés se le volvió a ver falto de rodaje. Los muletazos fueron a media altura, colocado siempre muy al hilo del pitón, ante un animal que embestía de manera deslucida tirando derrotes y con las manos por delante tocándole la franela. Lo mato en la suerte contraria donde le dejo un pinchazo y una estocada entera un poco trasera de colocación.

Foto: las-ventas.com

Montealto

Comparte esta publicación

Te Recomendamos