El novillo de Madrid

Ampliar Portada

“Bienvenidos sean los festejos como las novilladas con trapío acorde a la primera plaza del mundo, que ponen a cada uno en su sitio. Que no se olvide nunca: ser torero es un milagro y no todo el mundo puede vivir de torear.” Antonio Díaz.

Con tiempo desagradable y apenas un cuarto de entrada, se ha celebrado una corrida de novillos de la ganadería de Los Chospes, encaste Juan Pedro Domecq vía Daniel Ruiz Yagüe y Luis Algarra Polera. De excelente presentación, muy serios de fachada, con trapío acorde a lo que esta plaza exige y demanda. Mansa y deslucida de comportamiento.

Diego Fernández, novillero de 31 años nada placeado, se vio en todo momento superado, verde y sin ideas en una tarde que le tiene que hacer replantearse seriamente su carrera, Diego Carretero no acabó de coger el pulso a un lote que le ofreció algunas posibilidades y García Navarrete corrió tristemente la misma suerte que el año pasado al ser corneado por el tercero al entrar a matar.


DIEGO FERNÁNDEZ, de verde hoja y oro. Bajonazo y cinco descabellos (LEVES PITOS). En el cuarto, tres pinchazos (PITOS). En el sexto, que mató sustituyendo a García Navarrete, pinchazo y terrible navajazo (BRONCA).

DIEGO CARRETERO, de grana y oro. Bajonazo (SILENCIO). En el quinto, pinchazo y estocada (LEVES PALMAS PAISANERAS).

DANIEL GARCÍA NAVARRETE, de verde botella y oro. Pinchazo y estocada. (SILENCIO TRAS AVISO). Tuvo que pasar a enfermería.


Presidente: D. Justo Polo Ramos. Sin complicaciones a lo largo del festejo. Sus decisiones no influyeron en el devenir de la lidia.

Tercio de varas: Mero trámite y nula afición por parte de los actuantes hacia esta suerte tan denostada hoy en día. Mal los del castoreño, señalando trasero y caído, y no rectificando el sitio. Apenas pudimos ver colocado en suerte ningún animal. Lo que viene siendo un desastre. Por lo demás, los de Los Chospes fueron corretones y mansos en varas. El tercio que más falta hace y el que menos se cuida.

Cuadrillas: Saludó en banderillas Francisco Javier Rodríguez en el 3º de la tarde.

1.- REBUJINO-12: Castaño. 495 kg. Manso y parado. PITOS.

2.- BURGALÉS-3: Negro. 460 kg. Precioso novillo aplaudido de salida. Muy bien presentado. Animal de más opciones del festejo. Áspero y exigente. PALMAS.

3.- FRÍVOLO-16: Castaño. 512 kg. Manso. Música estribera en su primera acometida, derribando al jaco en su segunda. Embistiendo siempre por dentro. SILENCIO.

4.- EMBAJADOR-10: Castaño. 505 kg. Música estribera en el caballo. Manso, descastado y sin recorrido. SILENCIO.

5.- FULANO-27: Castaño. 475 kg. Aplaudido de salida. Manso de libro que lucía dos auténticos puñales de libro y que soltaba la cara con violencia. SILENCIO.

6.- DECIDOR-21: Castaño. 468 kg. Manso y noble. PALMAS.

Otros: Tarde desapacible en la capital. Lamentable estado del piso. Enarenado y pesado. La primera plaza del mundo debe de cuidar este tipo de detalles.

Parte médico: Herida por asta de toro en tercio medio de la cara anterior del muslo derecho con una trayectoria hacia fuera de 15 cm. y que produce destrozos en músculo cuádriceps. Puntazo corrido en glúteo derecho. Pronóstico menos grave que le impide continuar la lidia. Es intervenido quirúrgicamente en la enfermería de la plaza de toros siendo trasladado al Hospital San Francisco de Asís. Firmado: Dr. García Leirado.


Diego Fernández se vio totalmente superado, inseguro y sin recursos en una tarde que era vital para su carrera. Con apenas 2 paseíllos en los últimos 3 años llegaba a Madrid un torero de 31 años que lleva 9 como novillero con caballos. Muy dudoso, sin encontrar el sitio ni qué hacerle a los animales estuvo Diego durante toda la tarde. La cogida de su compañero jienense acrecentó aún más su particular pesadilla.

Nunca lo vio claro y se noto desde el principio. Perdido durante la lidia, sin meterse nunca en la trayectoria de los animales y saliéndose descaradamente de la suerte a la hora de entrar a matar. Desbordado e inseguro ante el gazapón primero, vacío y sin recursos ante su segundo, un animal que venía podido y sin clase pero que no tuvo rival, y perdido y apático ante el sexto. Sus tres actuaciones dejaron patente que el palentino jamás entró en la tarde. Sainete con los aceros. Tarde para olvidar.

Volvía Diego Carretero a Madrid después de sus tres comparecencias la pasada temporada. Recibió al segundo de la tarde con una larga de rodillas y ceñido toreo a la verónica en bajos del 7. A base de exposición, plantas firmes y oficio, quiso dar pelea al novillo más destacado de la tarde el cual pese a ser tardo, cuando se arrancaba, lo hacía por abajo y pidiendo exigencia. El novillero ilunense fue acortando distancias, ahogando al animal y de este modo apagando cualquier posibilidad de lucimiento. El quinto fue otro manso de libro. Algo acelerado y sin llegar al tendido estuvo Carretero, consiguiendo una estimable tanda a media altura, característica que el violento animal aceptó, rajado en querencias.

Hace un año, la tarde de su presentación en Las Ventas, García Navarrete sufrió al entrar a matar a su primer novillo una grave cornada en el cuello que pudo haber sido fatal. Por eso su brindis sentido al doctor García Padrós, a quien pretendió sin éxito sacar del callejón hasta la arena. Un largo empeño que fue un viaje de ida y vuelta a la enfermería, pues el tercero de la tarde, después de pegarle a Daniel un puntazo en un cite en falso para uno de pecho, lo cogió por la pierna en la segunda reunión con la espada, justo delante de enfermería. Cogida muy aparatosa, herida no grave. Poco oficio y muchas ganas por parte del novillero jienense ante un animal que embestía siempre por dentro y que no regaló ninguna embestida.

Foto: las-ventas.com

Los Chospes

Comparte esta publicación

Te Recomendamos