Entre autobuses, oreja para Tomás Rufo

Ampliar Portada

3ª del ciclo de Novilladas nocturnas de Promoción 2019. Con un tercio de entrada en noche muy calurosa. Se lidiaron novillos de José Cruz, de encaste Domecq vía Daniel Ruiz de desigual presentación. Blandos y descastados en general destacando el 6º. El lote de Emilio Silvera, fue devuelto, saliendo 2 sobreros de Casa de Los Toreros, también de procedencia Domecq. Se lidió el 2º sobrero en 1er lugar, mal presentado. Ambos ofrecieron un pobre juego.


Emilio Silvera (presentación en Madrid): De azul turquesa y oro. Bajonazo y estocada entera (sale a saludar por su cuenta); 2 Pinchazos y 4 descabellos (Silencio tras aviso).

Alfonso Ortiz: De malva y oro. Estocada desprendida (saludos). 4 pinchazos y estocada caída (silencio)

Tomás Rufo (presentación en Madrid): De azul marino y oro. Estocada entera (Oreja). Pinchazo y estocada caída, 2 descabellos (Saludos tras aviso).


Presidente: D. Trinidad López-Pastor. Devolvió con acierto los 2 primeros novillos (el 2º al correr turno el matador). Mantuvo al 1er sobrero muy justo de fuerzas. Por lo demás no tuvo excesivas complicaciones Concedió una oreja tras petición mayoritaria autobusera a Tomas Rufo.

Suerte de varas: Se picó poco y mal, una noche más, si bien hay que destacar 2 puyazos en el sitio por parte de Juan Charcos al 4º novillo.

- 1º tris, Acusado. Castaño. Un eral adelantado: Se empleó en la 1ª vara y no fue picado en la 2ª.

- 2º Vicario. Colorao chorreao. Rematado: Pelea discreta en varas cogiendo por el pecho en el 1er encuentro.

- 3º Travieso. Negro bragdado. Mal presentado. Una raspa con cuernos. 2 encuentros que fueron poco menos que un simulacro.

- 4º bis, Juboso. Negro listón. Correcto de presentación. El único tercio de varas decente de la noche a cargo de Juan Charcos. Si bien el 2º puyazo solo señalo, en las 2 varas picó en todo lo alto.

- 5º Flautero Negro. Astifino. Sin picar.

- 6º Rebujino: Negro listón. Bajo, de buenas hechuras y bien presentado. Casi derriba en la 1ª vara aguantando bien el caballo montado por Manuel Sayago. 2º puyazo señalado mientras el picador ejecutaba “la batidora”.

Cuadrillas: Tarde sin alardes por parte de las cuadrillas. A destacar la buena actuación de la cuadrilla de Emilio Silvera. Venturita se gustó en banderillas al primero y realizó una buena lidia al 4º de la noche.


Debemos concienciarnos, de que para cortar las orejas en Madrid, ya no hace falta torear. Es mucho más importante juntar el suficiente número de autobuses como para inundar la plaza de paisanos y matar a la primera tus 2 novillos. Tomás Rufo solo cumplió la primera parte de la ecuación.

Y es que en la 3º de las nocturnas, fue la espada la que evitó que el novillero de Talavera abandonara el coso de Las Ventas por la Puerta Grande. Sin embargo, tampoco diremos que estuviera mal. Se le vieron carencias propias de un novillero aun por rodar. Y aunque su actuación quedó a años luz de merecer una Puerta Grande, dejó detalles para volverlo a ver. Probablemente, en 15 días, en la final.

A su primer novillo, una raspa, le recibió a la verónica. Los jaleos exagerados del público ya nos avisaban de la presencia de autobuses Talavera-Madrid. Se destapó luego con un interesante quite por delantales rematados con una estimable media.. El utrero, sin picar, siguió la muleta sin molestar en exceso. Como gusta hoy. Mucho trazo despidiendo hacia fuera ayunos de temple y limpieza. En la 2º parte de la faena surgieron algunos muletazos con más gusto, la figura erguida e intentando mandar algo más en la embestida. No hubo toreo al natural. Se lanzó con fe detrás de la espada y sus paisanos le pidieron con fuerza la oreja. En el trance se lesionó el hombro.

El 6º fue el mejor del encierro de José Cruz. Cumplió en varas y se desplazó con interés en la muleta. Pedía hacerle las cosas bien, siempre humillado. Rufo intercalaba algunos muletazos sueltos, con enganchones. De nuevo faltaba temple. La sensación fue que el novillo ofrecía más de lo que se le sacó. Hubo embestidas claras especialmente por el pitón derecho. Aun así, se vislumbraba la Puerta Grande si enterraba la espada a la 1ª. No sucedió.

Alfonso Ortiz dio muchos pases, y dijo bastante poco. En su primero, entre los toques bruscos y las protestas del novillo no pasó nada. Aun así, le tocaron algunas palmas. El 5º no fue mucho mejor. Reservón, quedándose siempre cortito y reponiendo. Aquí se sumó el mal manejo de los aceros. Silencio.

Abrió la noche Emilio Silvera, que tras devolverle el 1º y correr turno, se acabó enfrentando a los 2 sobreros de Casa de los Toreros. Anduvo muy periférico en su primer novillo. No apretó nunca al utrero-eral, que si no le molestabas iba a venía. Salió a saludar una inexistente ovación. Olé la vergüenza torera. En el 4º vimos 2 puyazos en el sitio a cargo de Juan Charcos. El 2º, más bien un picotazo. Pero viendo el nivel de los tercios de varas en Madrid se agradece. En la muleta resultó tan soso Emilio Silvera, como el novillo.

En 2 semanas veremos de nuevo a Tomás Rufo, que apuntó, pero no disparó. Tiene tiempo para hacerlo. Siempre es positivo que los paisanos apoyen a su torero. Pero el apoyo, no es sinónimo del jaleo constante y desmedido. Menos aun en Madrid.

Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos