La emoción de la casta

Ampliar Portada

Plaza de toros de la Ventas. Primer desafío ganadero Un cuarto de plaza en tarde de agradable temperatura. Se lidiaron astados de la ganadería de Santillo 1º, 2º, 3º encaste Marques de Saltillo y 4º, 5º y 6º de la ganadería leonesa de Valdellán, encaste Santa Coloma en la línea de Graciliano Pérez Tabernero, muy bien presentados, encastados con matices, sobresaliendo el 3ª de Saltillo de nombre Horquillito, que no pudimos ver en los dos últimos tercios ya que fue masacrado en varas, y el 4º de Valdellán, de nombre Navarro, espectacular de presentación, de capa y de juego. Para tal reto se anunciaron tres matadores de TOROS hechos en estas lides. Por un lado Fernando Robleño, el madrileño volvía a Madrid después de la ovación recibida en San Isidro ante un toro de José Escolar; José Carlos Venegas, torero que siempre ha dado la cara en esta plaza, de la que recordamos la tarde ante Viergado, de Saltillo, hace tres años Cerraba la terna el madrileño Cristian Escribano que confirmaba su alternativa ante este difícil compromiso. Él cartel creó mucha expectación durante toda la tarde en la que nadie se aburrió.


FERNANDO ROBLEÑO- Blanco y plata con cabos negros. 1º toro; Pinchazo y entera baja. Palmas. 2º toro; Pinchazo y estocada caída. Oreja.

JOSE CARLOS VENEGAS –Fucsia y oro- 1º toro; casi entera y descabello. Un aviso. Pitos. 2º toro; dos pinchazos traseros y tendidos. Descabello. Silencio.

CRISTIAN ESCRIBANO (Confirmación) Blanco y oro. 1º toro; Estocada que le valió una oreja. 2º toro; Cuatro pinchazos y media delantera y perpendicular. Dos descabellos. Un aviso. Silencio.


SUERTE DE VARAS. En este tipo de corridas es el tercio más importante. Por desgracia y una tarde más, se ha podido comprobar que, salvo excepciones ni los toreros ni los picadores han estado a la altura que requería el ganado. Los primeros porque no saben colocar al toro en suerte, y los varilargueros, muestran un desconocimiento evidente en el manejo de la montura y menos parar a un toro con la vara. Con los desconocimientos expuestos destacó Gustavo Marcos, de la cuadrilla de Venegas, primero masacrando y desangrando a uno de los mejores toros de la tarde en el caballo. Picó en los bajos y con saña., y posteriormente se burló del público sonriendo mientras le criticaba su labor. Espero que haya sido propuesto para sanción. Pero también hay que mencionar al que intento hacerlo bien, como fue el caso del Legionario de la cuadrilla de Robleño, con el toro Navarro, que fue picado arriba en las tres entradas al caballo, labor que fue ovacionada. El resto sin pena ni gloria, destacando la vulgaridad.

CUADRILLAS. En líneas generales la labor de las cuadrillas fue muy discreta, de las cuales hay que destacar, como siempre, a Ángel Otero y Raúl Cervantes, de la cuadrilla de Cristian Escribano, que tuvieron que desmonterarse en la suerte de banderillas de en el 1ª y el 6º, respectivamente.

PRESIDENCIA. Don Jesús María Gómez, hubiera pasado totalmente desapercibido sino hubiera sido porque obligó a Venegas a poner al desangrado Horquillito por tercera vez en el caballo, según se encontraba ya el animal.


1º TORO (SALTILLO) Ruidon. 556Kg. Cárdeno. Flojo de salida. 1ª vara en la paletilla, sin estar fijo en la cabalgadura. Le tapó la salida. 2ª vara picotazo en el caballo de puerta. 3º vara se repuchó recibiendo un picotazo. Manso encastado.

2º TORO (SALTILLO) Salador I. 581 Kg. Negro. Saltó al callejón de salida, quedando algo mermado. 1ª vara arriba, empujó con la cara arriba saliendo suelto. 2ª vara arriba, saliendo suelto. Manso.

3º TORO (SALTILLO) Horquillito. 510 Kg. Cárdeno bragado meano corrido. 1ª vara, lo recibió al relance, cayendo la vara baja, le tapó la salida, empujando por debajo del peto, ensañándose el piquero en el castigo. 2ª se repuchó, acudió de nuevo y volvió a taparle la salida cayendo bajo el puyazo. 3ª picotazo al relance. Masacrado en varas. Encastado. Ovación cerrada en el arrastre.

4º TORO (VALDELLAN) Navarro. 604 Kg. Berrendo en negro, lucero, calcetero…1ª vara al relance se agarró arriba tapándole la salida. 2ª vara picotazo arriba. 3ª vara picotazo arriba. Encastado a bravo. Ovación en el arrastre.

5º TORO (VALDELLAN) Hormiga. 610 Kg. Negro bragado meano. Ovacionado de salida. 1ª vara larga y trasera. 2ª vara trasera. 3ª vara picotazo bajo. Encastado.

6º TORO (VALDELLAN). Montañés. 593 Kg. Negro bragado. Ovacionado de salida. 1ª vara puesto en suerte, cogiéndole trasero, el animal salió suelto. 2ª vara picotazo arriba, saliendo suelto. 3ª vara tardeó, bien puesto en suerte se arrancó con alegría. Encastado.


Gran papeleta tenía los tres de luces que pisaban el ruedo de las Ventas, un gran reto ante lo que podía salir por chiqueros. Femando Robleño en su primero comenzó con unos doblones por bajo, pero sin forzarlo mucho, el salto al callejón había dejado al toro algo flojo de remos. Ante esta dificultad, lo llevo a media altura, y por alto, cosa que hizo que por pitón izquierdo se revolviera con rapidez, propio de este encaste. Con su segundo, uno de los mejores toros de la tarde, más grande que él, estuvo firme. Era difícil meterle en la muleta, pero consiguió varios derechazos firmes y al natural una serie fantástica vaciando la embestida en la cadera. No era difícil estar delante de ese maravilloso animal. Mato de pinchazo y estocada, siendo recompensada con una oreja algo exagerada.

¡Ay Venegas! Siempre le pasa igual. Su primero, uno de los mejores toros de la tarde, le costó meterlo en el capote, pero cuando lo consiguió le receto dos medias verónicas de escándalo, pero el toro seguía embistiendo y no supo pararlo. Permitió que el animal fuera masacrado en varas, saliendo del caballo suave, dulce…y humillando, casi hasta soso. Intento bridarlo, pero el público ya se había puesto de parte del toro. Venegas lo intento, incluso hubo algún pase con gusto, pero no consiguió contentar a los presentes, llevándose una tronadora pitada. Otra vez se le fue un gran toro. En su segundo, un torazo, comenzó la faena por bajo, doblándose con él, pero ni con la derecha ni con la izquierda, consiguió cogerle el aire. El toro era exigente y necesitó una mano mandona y mucho sometimiento por bajo, pero no fue capaz.

Cristian Escribano, confirmaba alternativa. El toro de su confirmación salió algo flojo, y con el defecto de escarbar como sus hermanos. El torero lo intentó, pero no consiguió ponerse en su sitio, añadiéndole el feo detalle de salir distraído de las telas. Por el izquierdo había que mandar mucho, pero Escribano solo consiguió acompañar las embestidas de su enemigo. En su haber consiguió la mejor estocada de la tarde, la ejecución perfecta sino hubiera perdido la muleta en el embroque. La muerte espectacular del toro le valió una oreja.

Tarde de emociones, de tensión, de casta… Nadie se aburrió pero he tenido la sensación de que la afición se ha vuelto inflexible tanto en lo bueno como en lo malo.. Quizás sea yo, que después de un tiempo sin pisar las Ventas me haya vuelto más indulgente o más intransigente desde el punto donde se mire, y es que he visto una corrida llena de matices, pero también de excesos. Me pareció excesiva la bronca a Venegas, un torero que ha dado la cara siempre en Madrid, y con este tipo de toros, jugándose la vida ante un toro de verdad. Me pareció excesiva la ovación a Horquillito, incluso alguno pidiendo la vuelta al ruedo. Es verdad que si no le hubieran masacrado en varas habría sido de bandera, pero también se repuchó en algún momento de la suerte. ¿Cuál hubiera sido su comportamiento si se le hubieran hecho las cosas bien? El público se puso de parte del toro y no vio más. Excesiva la oreja de Robleño. Estuvo firme ante el precioso berrendo, hubo derechazos muy buenos y una serie de naturales rematados, pero mató mal, una vuelta al ruedo habría sido suficiente. Excesivo el saludo de los mayorales, no fue para tanto, pero esto prueba las ganas que se tiene de ver toros de verdad, que levanten pasiones, y hagan aflorar esa afición que tanto se necesita. A mi criterio el juego que dio el ganado de Valdellán estuvo por encima de Saltillo, tanto en presentación y juego. La afición salió entusiasmada y con esperanza para esta fiesta y esta afición que nos engancha, y que vemos en declive, por falta de emoción y pasión.


Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.


Comparte esta publicación

Te Recomendamos