¿La segunda baja más importante de la Feria?

Ampliar Portada

19 Mayo 2010 | Escrito por José Carlos Fernández-Villaverde y Silva | Fotografías de Constante

Corrida de toros. Se lidiaron seis toros de Núñez del Cuvillo. Bien presentados y con algo de casta. Solo fueron aplaudidos en el arrastre el segundo y tercero. Hubo un toro de D. Luis Terrón, despuntado, para el Caballero Rejoneador Joao Moura. Se comenta que la razón de la presencia del rejoneador era para que José María Manzanares no abriese cartel. Al caerse del cartel este matador por baja médica su puesto fue ocupado por Curro Díaz. Como es norma no escrita, la Asociación el Toro de Madrid no hace crónicas de rejoneadores que toreen con toros despuntados.


CURRO DIAZ: (de teja y oro). Estocada y descabello. SILENCIO. Media y descabello, resultando herido en la mano izquierda, no pudiendo continuar. Lo remata Miguel Ángel Perera con otro descabello. SILENCIO.

MIGUEL ANGEL PERERA: (de rosa y oro). Estocada, oreja. Bajonazo. SILENCIO.

ALEJANDRO TALAVANTE: (de azul marino y oro). Estocada, petición. OVACIÓN. Estocada. APLAUSOS.


Tercio de varas: : No hay nada especial que reseñar. Se sigue sin picar a los toros. Muchas veces no existe el segundo puyazo efectivo. Esta ganadería, preferida por las figuras, tiene poca fuerza y esa es la razón por la cual los picadores no se emplean, es una típica ganadería del monopuyazo.

Presidencia: Presidió don Julio Martínez Moreno. Debió devolver el quinto toro por inválido. Quizás la oreja a Miguel Ángel Perera fuera generosa y no había la mayoría necesaria. Un sector de la plaza protestó por la no concesión de la oreja en el tercer toro, primero de Talavante y otro sector aplaudió su negativa. Quizás fue para compensar su generosidad con el primer toro de Perera. Fue correcta la decisión de no concederla ya que no había mayoría clara en la petición.
 


Curro Díaz venía en el lugar de Manzanares, gracias a la oreja que cortó a su segundo toro de Salvador Domecq el día 6 de mayo, en la primera de la feria. En su primero, Curro estuvo completamente fuera de cacho, habiendo recibido al toro con varios capotazos, pecando de codilleo en demasía. No, no se encontraba cómodo con “Narciso”, cinqueño, al que no picaron. Muchas veces el no picar bien o suficiente tiene como resultado que el torero no se hace con el toro y consecuentemente pierde pasos continuamente y no consigue la atención del público. En su segundo, de preciosa estampa, noble y también sin picar, tampoco pudo con él. Una vez más el toro por encima del maestro. Esperemos tenga mejor suerte en su próxima visita. No le tocaba hoy.

A Miguel Ángel Perera le tocó primero un toro con poca fuerza, que fue castigado escasamente en varas quedando bastante entero en el tercer tercio. Lo supo templar bien y todo iba camino de un gran triunfo hasta que le volteó de mala manera. A partir de ese momento perdió la concentración y ya no pudo ligar los pases. Muchas veces da la sensación que hasta el toro también pierde ese ritmo y concentración. Mató de buena estocada, con la subsiguiente petición que a mi no me pareció mayoritaria. Creo que a las figuras hay que exigirles más y censurarles las oportunidades perdidas. Quiso repararlo en su segundo, quinto de la tarde, prolongando mucho la faena con las subsiguientes protestas. Es un mal de muchos toreros, el no saber cortar el último tercio en su momento preciso.

A Alejandro Talavante se le nota un cambio radical en su comportamiento en la plaza. Ya no tiene ese aire de místico, ni la obsesión de parecerse en sus gestos a José Tomas. El paseíllo ya lo hace a su manera y no como lo hace el gran maestro de Galapagar. Empezó con un gran quite en el segundo de la tarde, el de Perera, que nos hizo alimentar esperanzas de que estábamos a punto de ser testigos de una gran actuación. Luego le tocó un buen toro, aunque con escasa fuerza, levemente picado y le hizo una faena aseada con las dos manos. Lo mató de una estocada algo caída, con petición, que el señor Presidente en esta ocasión consideró no mayoritaria. Acertó por fin, don Julio. A su segundo toro se lo llevó al tendido 5 por motivo del viento reinante, toreando por bajo y con mucha calidad. Le faltó continuidad para que fuera una faena redonda. Meritoria faena coronada por una buena estocada, recibiendo una ovación.

El segundo y tercer toro, aunque con pocas fuerzas, fueron los mejores y sinceramente creo que se fueron al desolladero con las orejas, que debieron haberse quedado en mano de sus respectivos matadores. No se puede fallar y dejar pasar estas oportunidades.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos