Las novilladas de la feria han cambiado

Ampliar Portada

30 Abril 2010 | Escrito por José Carlos Fernández-Villaverde y Silva | Fotografías de Constante

Novillada con picadores. Se lidiaron seis novillos de Pedraza de Yeltes. Bien presentados y con algo de casta. Solo fueron aplaudidos en el arrastre el tercero, quinto y sexto. Tomó antigüedad la ganadería con esta novillada.


JOSE MANUEL MÁS: (de lila y oro). Estocada y SALUDOS. Pinchazo, media estocada y tres descabellos, SILENCIO.

ADRIAN DE TORRES: (de turquesa y oro). Un pinchazo, estocada y diez descabellos, SILENCIO tras dos avisos. Media estocada, SILENCIO tras dos avisos.

JUAN DEL ÁLAMO: (de grana y oro). Estocada y doce descabellos. PITOS tras dos avisos. Estocada tras un aviso. APLAUSOS.


Presidencia: Julio Martínez Moreno. No hubo problemas ni escándalos. Unos escasos cinco mil espectadores.

Suerte de varas: No hay nada especial que reseñar. Se sigue picando mal y sin tener en cuenta que en plazas de primera el novillo debe entrar dos veces al caballo. La primera vara suele ser larga, fruto de la costumbre del monopuyazo.


José Manuel Más, se despedía de novillero, a punto de tomar la alternativa el día 13 de mayo en plena Feria de manos del ya veterano Diego Urdiales. Digo veterano no por edad sino porque ha pasado de no estar fijo en la Feria a venir tres veces. Se lo ha ganado a pulso el maestro Urdiales. Volviendo al novillero José Manuel Más, poco que decir, no pudo o no quiso exponer lo mas mínimo y por lo tanto no consiguió la atención del poquísimo publico presente, menos de un cuarto de plaza. Al no ser de abono la Feria de la Comunidad el abonado no está obligado a comprar y ade ahí la razón y por desgracia la muestra del abandono de la afición. Verdad es que le tocó el peor lote, pero eran nobilísimos y a pesar de ello estimo que bajo ningún concepto quiso exponerse a perder su fecha de la alternativa. Y además le apodera la empresa Taurodelta S.A.

Adrián de Torres debutaba en Las Ventas en plena Feria de la Comunidad. Viene de Linares y por consiguiente trajo a muchos de sus incondicionales. Grandes aficionados, que no paraban de preguntar a los de Madrid y muy especialmente a los del 7 qué les parecía su chico, la promesa de Linares. Aunque tenga buenas maneras (pues por ahora puede continuar en esta dura y cara, de dinero, carrera) debe darse cuenta que, con dos novillos no complicados en exceso, dos volteretas y cinco desarmes no son cualidades para sacar buena nota en su presentación. O se viene mejor preparado o se corre el riesgo de ser criticado. El segundo fue noble, con poco peligro en principio y creo que pudo exponer más, aunque es cierto que “estuvo en novillero”. Al quinto lo llevó algo más templado, aunque también fue desarmado pero solo una vez. Se puede y debe esperar más del novillero y esperemos que le den otra oportunidad.

Juan del Álamo, debutaba también hoy en Las Ventas. Dos presentaciones en plena Feria de la Comunidad, estreno también de ganadería... y luego esperarán que acuda la afición. Las novilladas en la feria ya no son lo que eran, es decir, de valores contrastados. Ahora parecen de oferta de oportunidades. Pues bien, a pesar de ello, este joven novillero, ya muy conocido en Francia, fue sin duda el que mas impactó en el publico. Por algo será. De entrada se vio que venía a que al menos no nos olvidásemos de él y que deseásemos verle de nuevo en su próxima cita del día 10 de mayo, ese día con novillos de Carmen Segovia. Es verdad que le tocó el mejor lote pero supongo que, como su compañero Más, tenía la mente puesta también en su próxima comparecencia en plena Feria de San Isidro. Expuso y dio la sensación, la buena sensación, que venía a por todas y de hecho así fue, aunque a algunos les parece que ya conoce y maneja los “resortes” o “trucos” de las figuras, para llegar a los públicos. A pesar de todo, gran impresión dio, los tendidos estaban atentos y se oyó hasta un olé, cosa rara hoy en día. Pero - y es un pero muy grande - a la hora de matar todas las ilusiones se vinieron abajo. A su primero por poco se lo mandan a los corrales tras emplear doce veces el descabello. En su segundo estuvo mejor y al ser el último de la tarde fue el que más nos quedó en la retina. En suma tenemos ganas de verle de nuevo el día 10 de mayo, para ver si revalida ese entusiasmo y buen hacer, tanto con capote como con muleta.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos