Los toros de San Miguel arruinan la tarde

Ampliar Portada

28 Marzo 2010 | Escrito por Jesús Tejedor

Corrida de toros. Se lidiaron cuatro toros de la ganadería de San Miguel. El lidiado en segundo lugar tras correr turno fue el peor presentado del cuarteto, el resto correctos. Los cuatro inválidos y sin gota de casta. Se completó el festejo con dos toros de Carriquiri en quinto y sexto lugar. Bien presentados, aportaron algo más que los del hierro titular, especialmente el quinto, aunque la casta siguió brillando por su ausencia.


Curro Díaz: Estocada. Saludos con protestas. Media baja y cuatro descabellos. Silencio.

Leandro: Cuatro pinchazos y estocada. Aviso. Saludos con protestas. Estocada y cinco descabellos. Aviso. Saludos con protestas.

Morenito de Aranda: Bajonazo. Silencio. Estocada caída. Silencio.


Tercio de varas: En la línea de siempre, es decir entre la simulación de la suerte junto con puyazos traseros.

Incidencias: Alrededor de un quinto de entrada en tarde fresca. Presidió César Gómez que debió devolver un par de toros más por su manifiesta invalidez.


Para la primera corrida de toros de la temporada, Taurodelta nos traía una ganadería más conocida por su implicación en la Operación Malaya que por sus méritos taurinos, y desgraciadamente se cumplieron los augurios. Fue una sucesión de inválidos descastados a los que fue imposible sacarles partido de ningún tipo. Y eso que el cartel de matadores anunciado hay que reconocer que era del agrado del aficionado, especialmente Curro Díaz, un torero siempre esperado con expectación pero que una vez más se fue de vacío.

Los dos oponentes que le correspondieron al de Linares estuvieron más por los suelos que embistiendo pese a que el tercio de varas fue un simulacro; y así difícilmente se puede conseguir nada. No tiene suerte Curro con las ganaderías con las que se anuncia en Madrid ya que casi siempre le pasa lo mismo.

Se esperaba también con ilusión el capote de Morenito de Aranda… y nos fuimos con las ganas. Solo vimos un atisbo en su primero pero fue devuelto por su falta de fuerzas al igual que el sexto. Los sustitutos no arreglaron mucho la situación por su falta de casta, aunque el de Carriquiri lidiado en último lugar se dejó algo más. Ni por esas consiguió sacarnos del sopor de la tarde. No llegó nunca a los tendidos, y acabó contagiándose de la sosería de su enemigo.

Leandro tampoco pudo levantar la tarde. Su primero parecía que podía tener posibilidades, pero tras una primera serie que nos hizo albergar esperanzas, fue de más a menos como el toro. La siguiente tanda ya adoleció de colocación y el resto de la faena no pasó de algún detalle pinturero, sin forzar en ningún momento al toro y más pendiente de cuidarle que de otra cosa. El quinto de Carriquiri fue el de más posibilidades de todos los que vimos esta tarde, y pese a que no fue un ejemplo de casta el de Valladolid estuvo por debajo de él debido a que no le bajó la mano en ningún momento y a la deficiente colocación que mostró durante la faena.

Tarde para olvidar la que hemos sufrido hoy gracias a esta empresa tan nefasta que anuncia ganaderías de saldo. Y el Centro de Asuntos Taurinos mirando hacia otro lado.

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos