Nada de nada

Ampliar Portada

Tercera del certamen de novilladas nocturnas de promoción. Tiempo agradable veraniego y un tercio de entrada lidiándose una corrida de novillos de las ganaderías de Santa Teresa, los lidiados en 1º, 5º y 6º lugar, de origen Gamero Cívico de la línea de Guardiola Soto, y Couto de Fornilhos, los lidiados en 2º, 3º y 4º lugar, procedencia Atanasio Fernández y Conde de la Corte. Encierro desigual de presencia. Mansa y deslucida de comportamiento. Sin opciones para la terna a excepción del primero, el más potable.


ÁNGEL JIMÉNEZ, de blanco y oro. Estocada casi entera. Aviso. (SALUDOS). En el cuarto, cuatro pinchazos y tres descabellos. Aviso. (SILENCIO).

GARCÍA NAVARRETE, de azul y oro. Cinco pinchazos y estocada desprendida (SILENCIO). En el quinto, bajonazo. (SILENCIO).

JUANITO, de rosa palo y oro. Estocada. (SILENCIO). En el sexto, estocada trasera. (SILENCIO).


Presidente: D. José Magán Alonso. Suspenso. Debiéndose haber devuelto los novillos lidiados en 3º, 4º y 6º lugar a corrales una vez comprobada su extrema invalidez para la lidia.

Tercio de varas: Como viene siendo habitual en esta plaza mal los del castoreño. Puyazos caídos y traseros en su mayoría. Los de Couto de Fornilhos se han dejado todo en una primera vara de verdad, empujando de riñones, viniéndose abajo en la muleta.

Cuadrillas: Francisco Javier Rodríguez y Perico se desmonteraron tras parear al segundo de la noche.

1.- MERCENARIO-10: SANTA TERESA. Negro. 521 kg. Justito de presencia. Manso y protestón en varas. Flojo. SILENCIO.

2.- OBEDIENTE-19: COUTO DE FORNILHOS. Negro entrepelado bragado meano axiblanco. 469 kg. Manso y desclasado. Sale suelto en cuanto siente el hierro en su primera entrada. Tira al jaco en su segunda en la que recibió un puyazo trasero. PITOS.

3.- PÍCARO-36: COUTO DE FORNILHOS. Negro bragado. 461 kg. Inválido. Muy parado. Empuja abajo y fijo en su primer encuentro. Recibe un puyazo trasero en su segunda acometida. PITOS.

4.- GIRÓN-4: COUTO DE FORNILHOS. Negro listón bragado meano. 468 kg. Muy buena presentación. Inválido. En su primera acometida al caballo empujó abajo y de manera fija. Más deficiente fue su segundo encuentro dejándose pegar. PITOS.

5.- TONEL-22: SANTA TERESA. Colorado bragado meano. 489 kg. Sin entrega y la cara por las nubes. Acude al relance recibiendo un puyazo trasero en su primer encontronazo al caballo. Se le ¿pica? rematadamente mal en su segunda arremetida. PITOS.

6.- GARCILHA-17: SANTA TERESA. Colorado bragado. 477 kg. Mal presentado. Inválido. En su primera acometida al jaco es cogido en el sitio por parte de Gabriel Gutiérrez, perdiendo las manos y sin apenas realizar la suerte en su segunda entrada. PITOS.


Era un día hoy marcado por los aficionados amantes del toro y de su variedad genética y de encastes. Cuando vimos anunciadas las ganaderías sevillanas de Santa Teresa y de Couto de Fornilhos, propiedad de Pablo Hernández Alonso ambas, nos hizo mucha ilusión.

La primera, de origen Gamero Cívico y de la línea de Guardiola Soto, es la única que la conserva en pureza, pues otras que tuvieron su sangre, acabaron adicionando sementales de otras sangres. Tras su paso por manos de la familia Guardiola, la ganadería se conservó en manos de Félix Hernández Barrera, siendo muy habitual en la plaza de toros de Las Ventas tanto en corridas, novilladas e incluso con bastantes animales sueltos como sobreros. Con trapío y emocionantes embestidas, siempre ha sido del gusto del público torista.

Por su parte, el hierro de Couto de Fornilhos, a pesar del nombre portugués, los machos pastan en la sierra sevillana en una finca que comparte con la ganadería antes mencionada de Santa Teresa. La familia Hernández al comprar la finca del mismo nombre en Portugal apostó por la conservación de esta sangre que como es lógico se lleva por separado del otro hierro. Encastada en sangre Atanasio Fernández y Conde de la Corte, no puede negar sus orígenes al ver la estampa de sus toros. Aunque poco frecuente debido a sus cortas camadas en festejos mayores, si lidió hace unos años en la feria de San Isidro, en un encierro que desarrolló complicaciones y que hizo que los coletas se ganasen el sueldo.

Finalmente el juego no fue el deseado pues los novillos con sus complicaciones tuvieron dos cosas en común: se quedaban cortos y fueron apagándose poco a poco llegando desfondados a la muleta, impidiendo el disfrute de sus embestidas a los jóvenes espadas y a los sufridos aficionados. Faltando casta y bravura.

Lo mejor de la noche, o lo menos malo, llegaría de la mano de Ángel Jiménez con el abre plaza. Después del trasteo inicial, le exigió Jiménez adelantando el engaño y cuajando dos tandas por el derecho sin quitarle la muleta de la cara. El de Santa Teresa transmitía y el ecijano puso mando en la muleta. Cuando lo probó por la izquierda el novillo echó rápidamente el freno de mano. Ante el cuarto, se fue a la puerta de chiqueros a recibirlo. Variado y dispuesto con el capote. Ya con la muleta el de Couto de Fornilhos mostró su extrema invalidez para la lidia impidiendo cualquier tipo de lucimiento. Desafortunado estuvo Jiménez con los aceros. Tiene este torero una manía que debiera corregir cuanto antes: su forma de ejecutar los pases de pecho, citando al toro fuera de cacho y despidiéndolo excesivamente hacia afuera.

Volvía García Navarrete tras los dos últimos percances en esta plaza. Ante su primer adversario estuvo Daniel mecánico y espeso ante un animal de Couto de Fornilhos que no humilló y sacó peligro. Pésimo con la espada realizando rematadamente mal la suerte. El quinto tuvo peligro por esa embestida con la cara alta y de corto recorrido. Matando de un bajonazo. No estuvo fino el novillero jiennense.

El portugués Juanito se topó contra un muro. El luso le puso ganas ante el tercero pero enfrente tuvo un astado débil al que le costaba pasar y que perdía constantemente las manos. Lo mejor fue la firma con una estocada fulminante. El sexto fue muy protestado y solamente pudo Juanito dejar su disposición y de nuevo su buen hacer con la espada. Mal el presidente al mantener al sexto burel en el ruedo. La res no se mantenía en pie tras sufrir dos volantines y varias perdidas de manos, lo que imposibilitó cualquier tipo de lucimiento para el joven espada y el enfado lógico del respetable.

Agradecer a nuestra compañera Lucía la merienda que hoy nos ha llevado. Si no fuera por esto y por los buenos ratos y tertulias que echamos los viejos y jóvenes aficionados no volvería a la plaza ni la pésima empresa que la regenta.


Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.


Comparte esta publicación

Te Recomendamos