Toro por fuera, nada por dentro

Ampliar Portada

26 de mayo de 2016 | Escrito por Rosa Maria Heras | Fotografías de Iván de Andrés

Corrida de toros. Casi llena en tarde más bien calurosa. Se lidian seis toros de la ganadería de Parlade, procedencia Juan Pedro Domeq Solis, bien presentada pero pasada de romana, descasta, floja en líneas generales, vamos mucha carne, pero na de na. Estoqueada por Juan José Padilla, después de su triunfo en la Feria de Abril de Sevilla, Iván Fandiño y José Garrido, que pasaron sin pena ni gloria, por las condiciones de los bureles, pero también sin mucha disposición por hacer las cosas bien. El único Juan José Padilla que, en el primero vino dispuesto con seriedad, siendo prendido, pero en eso quedo en disposición. Iván Fandiño, le paso factura el frasco en su encerrona con los seis toros el año pasado en Madrid y desde entonces no ha vuelto a ser el mismo, también influenciado por el cambio de ganado y ganaderías, y es que un gladiador necesita otro tipo de contrincante. Y José Garrido, que se le ve con ganas, pero tiene todos los defectos del ventajismo, dejando entre ver un toreo basto, también está empezando, habrá que darle tiempo.

1º TORO. Facundo. 641 Kg. Colorado. 1ª vara trasera, cumpliendo mínimamente y terminado saliendo suelto. 2ª vara arriba arrancándose. Mansurrón y desrazado y con sobrepeso.

2º TORO. Jerezano. 570 Kg Negro listón chorreado en morcillo. 1ª vara arriba trasera saliendo suelto. 2ª vara trasera saliendo suelto. Manso y muy flojo.

3ª TORO. Liriquillo. 615Kg. Colorado chorreado en verdugo. 1ª vara al relance sin ponerle en suerte cayendo trasero saliendo suelto. 2ª vara picotazo trasero saliendo suelto. Manso y son sobrepaso.

4º TORO. Fanfarrio. 570 Kg. Negro listón salpicado. En la 1ª vara es puesto en suerte arrancándose, cayendo el puyazo trasero, saliendo suelto. En la 2ª vara es puesto en suerte recibiendo un picotazo, saliendo suelto del encuentro. Flojo. Manso.

5º TORO. Jarrito. 649 Kg. Castaño. En la 1ª vara es cogido trasero saliendo suelto del encuentro. En la 2ª vara picotazo en los bajos. Sin picar. Manso.

6º TORO. Inspector. 606Kg. Negro listón. En la 1ª vara es puesto en suerte y se arranca, cumpliendo. En la 2ª vara es puesto en suerte y se arranca.


Juan José Padilla: Grana y oro, con cabos negros. En su 1º entera baja y tendida. Un aviso. Saludos desde la barrera. En su 2ª entera desprendida, perdiendo los trastos. Muy leve petición de oreja y saludos desde el tercio.

Iván Fandiño: Verde hoja y oro. En su 1º dos pinchazos, media muy baja y atravesada y varios descabellos. Un aviso. Pitos. En su 2º estocada desprendida. Aplausos.

José Garrido: Tabaco y oro con cabos blancos. En su 1º tres pinchazos uno prendiendo. Un aviso. Silencio. En su 2º tres pinchazos arriba. Un aviso. Silencio.


Varas: La suerte varas un desastre, como es habitual. Toros sin poner en suerte en general, quitando alguna excepción por parte de Juan José Padilla, pero a los varilargueros les gusta apuntar a la parte trasera y algunos al brazuelo. Prácticamente todos picotazos, ninguna vara en condiciones y toros sin picar, y es que para desgracia de la fiesta y de los aficionados, una de las suertes más bellas se pierde poco a poco, con el peligro innegable de la extinción. Se salva alguno del castoreño como Rafael Agudo y Curro Sanlúcar.

Cuadrillas:
Nada destacable. Quizás algún par de banderillas ejecutado por Víctor Manuel Martínez y Diego Jiménez de la cuadrilla de Fandiño, que fueron recompensados con algún aplauso.

Presidencia:
Presidio la corrida Don Jesús María Gómez Martin, uno de los nuevos presidentes, que no tuvo grandes dificultades. Pues los toros no dieron ni para disputas.


Por chiqueros salió el primero de la tarde, que más que un toro parecía un bisonte regordido, con kilos de carne. Juan José Padilla venía muy dispuesto, y así lo demostró yendose a recoger al toro a porta gayola, un pase de alarde de valor, pero que a mí no me supone nada. Le recoge en la puerta de chiqueros toreando a la verónica. Ya sabemos que el plato de fuerte del jerezano son las banderillas. Tengo que reconocer que intento hacerlo bien, cuarteando en la cara, lo que le supuso un susto, por el cual tuvo que pasar a la enfermería después de despachar este primer toro.

Lo intento por el pitón derecho e izquierdo, pero al burel le costaba tirar de sus kilos. A Padilla le falto colocarse y ajustarse. Pero su disposición le hizo ganarse algunos aplausos, que le propiciaron salir a saludar desde la barrera. Recogió su segundo por bajo, pero pronto nos dimos cuenta que el toro estaba flojo. Fandiño ejerció su derecho de quite por “gurripinas”, porque eso no se sabe ni que es. Nada de nada. En banderillas esta vez volvió a su ritual. Todos los pares a toro pasado y sin cuartear en la cara. Se saca el toro a los medios pero nada de nada. El toro es soso, soso, vamos que ni toda la sal del mundo lo habría condimentado. ¡Qué falta de raza y casta! Después de matar saludo desde el tercio. ¡Ay mi amigo Fandiño! Continúa sumido en ese bache del que parece no resurgir. Su primero fue un manso muy blandito. José Garrido hace su pertinente quite pero sin pena ni gloria. ¡Cuando echo de menos un buen quite por verónicas o chicuelinas!, Esos capotazos por detrás por delante, ¡que no sé cómo llamarlo! El toro se dolió mucho en banderillas, echando la cara arriba defendiéndose por su falta de fuerza. Fandiño lo intenta, pero no es capaz de bajarle la cara, saliendo de cada pase con la cara por las nubes. Iván toma la decisión de matarlo por lo que escucha algunos pitos. En su segundo, un toro bien presentado, le recoge bien, intentado dar buenas verónicas, eso sí, echando la patita atrás. Garrido ejerce su derecho de quite, pero nada de nada ¡por Dios donde están la verónicas y la chicuelinas! Está claro que esas “gurripinas” por detrás están de moda. El toro va de largo y tiene recorrido, pero Fandiño ya no es la sombra de lo que era. Tanda con la derecha, sin terminar de acoplarse ni ajustarse. Iván no es capaz de hacerse con la embestida del toro, perdiéndole pasos continuamente, enganchones y el que este torero ha perdido sus dotes de mando. Por el pinto izquierdo el toro fatal. Termina recurriendo al arrimón, llegando a ponerse cansino. Se va de la feria sin ver haber aparecido el Fandiño de antes. El toro es aplaudido en el arrastre, para sorpresa de los que estamos allí, pues no se desde cuando se aplaude a un toro manso. Nos estamos volviendo locos.

José Garrido, dos tardes en Madrid y yo no termino de verlo claro. Su primer toro lo recoge bien con el capote. Brinda al público. Saca al toro a los medios, pero poco a poco, debido a su mansedumbre y carencia el toro termina en los terrenos del cuatro. Torea muy acelerado, sin templar y muy despegado. El toro con falta de casta, poco a poco se va rajando. Lo intenta por la izquierda, pero no se acopla, tirando del arrimón y de ponerse entre los cuernos del moribundo, aburriendo al personal. Su segundo toro de la tarde es el que más presencia de toro tenia, y no de un bisonte. Un toro con algo más de recorrido y alegría. Garrido no supo acoplarse a su embestida ni a la distancia que el toro requería, transformando todo en una descomposición de figura, tirando líneas, convirtiendo su faena en algo vulgar y aburrido. Termina con bernardinas y arrimón entre los cuernos. Chaval, que esto es Madrid y eso no vale. Tanto se alargó que le sonó el aviso. Y más de los mismo.

¡Que tarde de aburrimiento y sosería, de falta de casta de raza! ¿Dónde están los toros de Parlade de hace dos años?, ¿han desaparecido? Hoy solo he visto presencia, kilos y kilos de carne para el matadero. Lo grande no tiene nada que ver con el trapío, haber cuando se enteran. ¿Cuántos toros de hoy se han aplaudido de salida? Si mucho toro por fuera, pero y ¿por dentro? Pues nada. Solo carne para el carnicero.

 

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos