Una resaca de Dolores

Ampliar Portada

Plaza de toros de Las Ventas, feria de Temporada. Festejo del 23/06/2019 con toros de Dolores Aguirre -

Seis toros de Dolores Aguirre, bien presentados, sobre todo destacó la seriedad de pitones del sexto toro. De comportamiento, la corrida variada de comportamiento, arreando algunos de ellos en los equinos y poniendo ciertas complicaciones. Pero ninguno de ellos terminó de romper del todo, los únicos que dieron un poco mas de opciones en el último tercio fueron el segundo y tercero de la tarde.


Alberto Lamelas (azul turquesa y oro)(saludos y silencio).

Cristian Escribano (blanco y oro)(saludos y silencio 1 aviso).

Gómez del Pilar (verde botella y oro)(saludos 1 aviso y silencio 1 aviso).


Presidente: Víctor Oliver Rodríguez: Sin complicaciones en las decisiones que tuvo que tomar. Solo debemos pedirle que ponga un poco más de orden, para cuando se hacen las cosas tan mal y hay tanto desorden en las lidias de los animales.

Tercio de varas: No hubo ningun tercio de varas a destacar. Aunque hubo animales que empujaron y arrearon en los equinos, no se les picó de manera correcta o se excedieron en el castigo como sucedió en el primero de la tarde.

Público: Tarde calurosa, aunque con bastante bochorno. Un cuarto de plaza.


Después del maratón isidril del que venimos de padecer, ha vuelto el despoblamiento en los tendidos. La empresa quiso tener un guiño con los aficionados, estos dos findes de semana, poniendo dos corridas de toros, de carácter torista y muy del gusto de los aficionados, pero no terminó de tener aceptación ya que apenas se registro un cuarto de plaza.

Se producía la vuelta del hierro de Dolores Aguirre, después del doblete del año pasado lidiando una corrida y novillada (de muchísima nota, con casi todos los animales aplaudidos en el arrastre). Este año también se va a producir esta doble presencia, pero ambas fuera del ciclo.

El encierro de hoy tuvo cierto interés, pero ninguno de los toros terminó de romper del todo. En los caballos a los toros se les picó bastante y en ocasiones de manera un poco desacertada, aparte de algunas malas lidias porque no pusieron las cosas fáciles en los primeros tercios.

Abría cartel el jienense Alberto Lamelas, que era esperado por cierto sector de aficionados, ya que tiene un buen concepto y maneras. El año pasado no toreo en el coso de la calle Alcalá, curiosamente su último paseíllo aquí fue hace dos años con el mismo hierro que hoy. En la tarde de hoy se llevo un lote, con bastantes complicaciones y dificultades. Ante el que abría plaza, un animal que arreo en los puyazos excesivos y defectuosos que le propinaron, luego en la muleta cantó muy pronto la “gallina” rajándose a las tablas, de los terrenos de chiqueros. Lo mató en esos terrenos de toriles, de una media estocada trasera y tendida de colocación, aparte de tener que rematarlo con un descabello.

Con el cuarto un animal que pasó un poco desapercibido en varas, recibiendo incluso el primero en el caballo reserva. En el último tercio, la res tuvo movilidad, que nunca iba metido ni se entregaba, embistiendo de manera bastante brusca tirando feos derrotes y las manos por delante. Pudo acusar el dejarselo un pelín crudo en el tercio de varas. A pesar de ello Alberto lo intentó en diferentes series por ambos pitones, pero sin terminar de verlo del todo claro, ya que le enganchaba bastante la muleta lo que violentaba aun más la condición de su oponente. Lo mató de una media estocada trasera de colocación, con el toro echándose en el tercio de chiqueros.

El segundo del cartel era el toledano Cristian Escribano, que todavía esta recordando el gran toro que se le fue con las orejas puestas al desolladero “Carasucia” de Valdellán, oportunidades como estas no puede desaprovecharlas. Con su primero, animal al que midieron mucho en varas, en la muleta tuvo ciertas opciones, con movilidad y repitiendo en sus embestidas. Aunque si no lo llevabas toreado y sometido, en ocasiones tiraba algún derrote al final del lance. El espada comenzó muy bien su actuación, doblándose por bajo al hilo de las tablas y rematándolo con un templado cambiado de muleta de mano por delante. En los primeros compases, no terminó de decir mucho, limitándose a acompañar las embestidas de su oponente. Lo mejor llego en las dos últimas series con la mano derecha en el tercio del tendido 9 - 10, donde dio lances aislados de cierta templanza y merito ante un animal que repetía en sus arrancadas, pero falto algo de de ligazón y continuidad. Se quiso lucir también al rematar su actuación con dignos y bellos ayudados por alto con una rodilla en tierra, rematado con un obligado por bajo. Lo mató de una media estocada bastante buena en lo alto, precedido de un pinchazo.

El quinto de la tarde, un animal que paso desapercibido por el tercio de varas. En la muleta, el toro no tenía mucho dentro, parándose y aplomándose bastante pronto, incluso perdiendo las manos en varias ocasiones dando síntomas de nulidad de fuerzas. Cristian no pudo decir mucho de interés, por lo que decidió no excederse y retirarse pronto a por los aceros, después de probarlo por ambos pitones. Lástima que con este no terminara de estar acertado con los aceros, dejándole cinco pinchazos, que fueron suficientes para que la res se echara.

Cerraba cartel el diestro Gómez del Pilar, al que ya hemos visto con esta ganadería, matando los dos últimos años su encierro en San Isidro, incluso en el año 2017 llego a cortar una oreja. Hoy en ambos toros demostró ganas desde el inicio marchándose a la puerta de chiqueros, para recibirlos a portagayola. Con el tercer de la tarde, un animal que fue al relance en ambos encuentros y en banderillas no puso las cosas nada fáciles yendo muy a su aire y recibiendo un gran número de capotazos. Cando llego el último tercio, el animal se atempero un poco más, aunque le falto un poco mas de raza y acometividad. Gómez del Pilar nos dejo bellos detalles, pero para mí fue una actuación que no termino de redondearse. Comenzó de manera vibrante con unos muletazos de rodillas en los medios del coso, después no termino de llevar al toro toreado ni sometido por bajo. En lo que sí que estuvo bastante variado y vistoso fue en muchos remates de las series, con varios obligados por bajo y pases del desprecio, junto con templados cambiados de muleta de mano por delante. Termino su actuación con unas bernardinas, para calentar a los tendidos. Lo mato de un pinchazo y una estocada baja de colocación, con la res echándose después de mucho derrame de sangre por la boca.

No me quiero olvidar en este toro un gesto que pudo pasar desapercibido por alguna gente. Un maravilloso quite, exponiendo bastante, que realizo a cuerpo limpio saliendo rápido del burladero, a un de los banderilleros. Esto dice mucho de el, que está atento de toda la lidia.

El que cerraba plaza, un auténtico torazo, muy serio de pitones que recibió aplausos a su salida al ruedo. Fue puesto tres veces, en varas, en los dos últimos de largo pero la res era bastante remisa a arrancarse. Ya con la muleta en mano embestía de manera muy violenta, sin ningún tipo de entrega. Tirando feísimos derrotes, tocándole mucho la muleta al espada, lo que violentaba aun mas su comportamiento. A pesar de la condición de su oponente, quiso intentarlo en diferentes series por ambos pitones, pero no se sintió cómodo en ningún momento, por lo que se termino doblando por bajo con él. Lo mato de tres pinchazos y lo remato con otros tres golpes de verduguillo.

Haga clic encima de cada imagen para poder ampliarla.

Comparte esta publicación

Te Recomendamos