Valdefresno sigue en la Lista Negra

Ampliar Portada

10 Mayo 2011 | Escrito por Jesús Tejedor | Fotografías de Constante

Corrida de toros. 1º de la Feria de San Isidro. Con casi lleno en tarde calurosa, se lidiaron seis toros de la ganadería de Valdefresno, asidua de nuestra lista negra de ganaderías, bien presentados. Descastados, muy flojos y mansos.


Juan Bautista. Estocada caída. Aviso. Silencio. Media y ocho descabellos. Silencio.

Matías Tejela. Estocada. Silencio. Estocada desprendida. Saludos.

Daniel Luque. Estocada. Saludos con protestas. Estocada caída. Silencio.


Presidente: Julio Martínez. Cara y cruz en las dos únicas decisiones importantes que debió tomar. Acertó al no conceder la oreja en el quinto pese a las protestas que tuvo que soportar por parte de los isidros, y eso que no parecía que la petición fuese mayoritaria. En su contra, decir que debió devolver el inválido primero. Por lo demás, sin complicaciones.

Tercio de varas: El trámite de todos los días. El propósito que persiguen los taurinos cada día está más cerca. Un día menos para el fin de esta suerte.
 


¡Vaya comienzo de feria! El protagonismo de la tarde se la llevó el reencuentro entre compañeros de abono y esas conversaciones sobre que tal ha ido el año, como nos va la vida después de todo este tiempo sin vernos, etc., porque lo que pasaba en el ruedo no es que diera para mucho. Mucha culpa de ello la tuvieron los toros de Valdefresno, aunque de toros solo atisbamos la fachada, porque lo demás: la casta, bravura, fuerza, fiereza… es decir, las cualidades que siempre han caracterizado al toro de lidia, se perdieron en esta ganadería hace mucho tiempo y no hay visos de que lo quieran recuperar. Eso si, la borreguez en el tercio final que tanto gusta hoy en día al taurinismo oficial sí apareció en alguno de los ejemplares que saltaron al ruedo, si es que conseguían mantenerse en pie.

Tampoco los toreros anunciados nos mostraron argumentos para levantar la tarde. El que lo tuvo más cerca fue Matías Tejela con el quinto, un toro que fue el más transmitió de todos, si es que se puede decir así, porque la falta de fuerzas le impedía continuar las embestidas de una forma regular. Tejela hizo lo que suele hacer siempre que le vemos por Madrid, es decir, colocarse en línea y llevar al toro muy despegado abusando de la pata atrás; y lo más importante de todo: situarse en los terrenos del 5 buscando el aplauso fácil. Esta vez lo consiguió y estuvo a punto de cortar la primera oreja de la feria, que por suerte para el prestigio de la plaza no consiguió. Otras veces sí le ha salido la jugada. Con su primero realizó la misma táctica pero esta vez el animal colaboró menos debido a que por su mansedumbre y por la inercia de los pases salía huyendo con cada muletazo.

El saludo con el capote de Luque al sexto fue lo más destacado artísticamente hablando. Después, nada. Otro que abusó de la mala colocación y el destoreo, y poniéndose pesado cuando ya todos estábamos deseando terminar y marcharnos para casa, que quedan muchos días de feria. A su primero no lo entendió en absoluto. Empezó dándole distancia, pero al no ceñirse con él la mansedumbre le hacía huir a cada pase. El toro pidió la faena en tablas, donde consiguió sacarle una serie, pero Luque se empeñó en sacarle al tercio y ahí el toro no quería saber nada de nadie. Ese es el problema de traer la faena hecha de casa y no adaptarse a cada animal.

No se salió de la tónica de hoy Juan Bautista. El primero de la tarde y de la Feria debió suponer el debut de Florito y sus cabestros. Al no producirse esto la faena fue un continuo intento de cuidar al toro procurando evitar que rodara por los suelos. Y con el cuarto más de lo mismo, pases y mas pases sin transmisión ni emoción, ni nada.

Por cierto, ¿alguien podría decirles que no se pongan tan pesados alargando las faenas innecesariamente?

 

Comparte esta publicación

Te Recomendamos