Escrito por Pedro del Cerro